domingo, 21 de diciembre de 2014

EL ETERNO: VILLANCICO HOMENAJE A LA VIRGEN MARÍA


EL ETERNO
Villancico Popular de Alfarnate (Málaga)




Cuando el Eterno se quiso hacer niño,     
le dijo a un ángel con grande cariño:            
“Mira, Gabriel, anda y ve a Galilea,
donde hallarás una pequeña aldea.                      
Hay una casa que de David viene,
hay una niña que quince años tiene.
Está casada con un carpintero
más aunque es pobre, así yo la quiero.
Dale recado que es de mis amores,
que de ella quiero todos sus favores.
Dile si quiere en su vientre hospedarme,
que de ella quiero tomar carne y sangre.
¡Canten los hombres con alegría!
Las alabanzas oye  María;
Y por ser Madre del Divino Verbo,
canten los hombres, tierra mar y cielo.
¡Canten los hombres con alegría !
Las alabanzas oye  María.



En cumplimiento de misión tan alta, ´
vino Gabriel a la Virgen más casta.
"Ave María, dice reverente,
yo soy legado del Omnipotente".
Por orden supya vengo a visitarte
y en su decreto también a anunciarte:
por cuanto santa y humilde tú eres   
la más bendita entre las mujeres.
Concebirás en tus puras entrañas
por maravilla una ofrenda extraña:
el Verbo Eterno y su sabiduría,
el prometido Redentor Mesías.

                                         ¡Canten los hombres con alegría!
Las alabanzas oye  María;
Y por ser Madre del Divino Verbo,
Canten los hombres, tierra mar y cielo.
¡Canten los hombres con alegría !
Las alabanzas oye  María.
                                                                        
                                                                  





María que estaba del caso bien lejos,             
se asombra y turba con este consejo.
Recuerda llena de santo temor
el voto grande que le hizo a su Dios.                   
Y al ángel dice ¿cómo ha de ser ésto
si no conozco varón ni comercio?
Pero el Arcángel, que el temor advierte,
para alentarla dijo de esta suerte:
no has de temer, sacrosanta María,
que así lo ordena Aquél que me envía.
El Santo Espíritu hará de su sombra,
que este misterio es de su amor obra.

 ¡Canten los hombres con alegría!
Las alabanzas oye  María;
Y por ser Madre del Divino Verbo,

canten los hombres, tierra mar y cielo.
¡Canten los hombres con alegría !
Las alabanzas oye  María.





Aconsejada con esta respuesta,
dijo María, de rodillas puesta:
He aquí la exclava del Señor Dios mío.
cúmplase en mi según su albedrío.
Y por mi parte, quiero que se haga
lo que disponga según su palabra.
Dando María su contestación
se obró el misterio de la Encarnación.
Y el que antes era Dios tan sólamente,
quiso ser hombre también juntamente.
Y siendo Hijo natural del Padre,
quiso que fuera María su madre.

 ¡Canten los hombres con alegría!
Las alabanzas oye  María;
Y por ser Madre del Divino Verbo,
Canten los hombres, tierra mar y cielo.
¡Canten los hombres con alegría !
Las alabanzas oye  María.



miércoles, 4 de junio de 2014

ME QUEDA LA PALABRA


Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.
Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra

(Blas de Otero)

PARA QUE MI ALEGRÍA ESTÉ EN ELLOS





COMENTARIO AL EVANGELIO DEL DÍA POR LA BEATA TERESA DE CALCUTA




     Jesús puede tomar totalmente posesión de nuestra alma si solamente se le entrega con alegría. "Un santo triste es un triste santo", tenía la costumbre de decir san Francisco de Sales. Santa Teresa de Ávila se inquietaba por sus hermanas sólo cuando veía a una de ellas perder su alegría. 
   
    A los niños, a los pobres, a todos aquellos que sufren y están solos, dadles una sonrisa alegre; no les ofrezcáis sólo vuestros cuidados sino también vuestro corazón. Posiblemente que no nos encontremos en situación de dar mucho, pero siempre podemos dar la alegría que brota de un corazón que ama a Dios. La alegría es muy comunicativa. Estad pues llenos de alegría cuando estéis entre los pobres. ( De la página evangeliodeldia.org)

miércoles, 1 de enero de 2014

CONSEJOS LA DE MADRE TERESA DE CALCUTA PARA EL AÑO QUE EMPIEZA








" Comiencen este nuevo año con un propósito :
Vivan exclusivamente para Jesús y con Jesús y serán felices y santos a
lo largo de todo el año.
Dedíquense a la oración, a vivir en unión íntima con Dios
y en una profunda y gozosa caridad.
Sean verdaderos discípulos de Jesús en sus pensamientos,
palabras y obras :
si viven esto en sus familias, irradiarán luz a todo el mundo.
Que cada uno de nosotros tome esta decisión :
" A lo largo de este año trataré de no faltar a la Caridad."

(Del libro "Los cinco minutos de Madre Teresa de Calcuta, Ed. Claretiana)




martes, 17 de septiembre de 2013

HERMANAS SACRAMENTINAS INVIDENTES





      Hace un tiempo descubrí una congregación en la que admitían religiosas con síndrome de Down.  La orden en cuestión es la de las Hermanitas Siervas del Cordero,una Asociación Pública de Fieles, fundada en 1985 en Francia. Su vocación es eminentemente contemplativa, basada en la Regla de San Benito y en el camino de la Infancia Espiritual de Santa Teresa del Niño Jesús, y ofrece a las jóvenes con síndrome de Down  la posibilidad de realizar su vocación religiosa, sostenidas por otras Hermanas  de comunidad que no tienen la trisomía 21.La comunidad está asistida en materia sacramental por el Monasterio Benedictino de Fontgombault, esto es, conforme a la Forma Extraordinaria del Rito Romano. El Instituto está compuesto de diez Hermanas." El post completo se puede leer aquí.


    Ahora he conocido a las Sacramentinas no videntes , hijas de Don Orione. Mons. Orione fundó dos congregaciones religiosas: Los Hijos de la Divina Providencia (padres, hermanos y eremitas) y las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad (hermanas de vida activa y hermanas contemplativas ciegas).
   Cuando era director espiritual en un colegio de ciegos, Colegio Regina Margherita, en Roma, fue invitado por el director Augusto Romagnoli a fundar una congregación femenina para jóvenes ciegas. Allí en el colegio ya existían algunas jóvenes piadosas en esas condiciones que vivían como hermanas. Mons. Orione reflexionó la propuesta y después de largas noches rezando desde la ventana de la cúpula de la catedral de Tortona que daba de frente al sagrario, mirando para aquella lámpara encendida al lado del Santísimo y dijo: "Oh lámpara, cede tu lugar para que yo pueda estar al menos un día consumiéndome por amor a Jesús". Este pensamiento sirvió de inspiración para la fundación del futuro ramo de las hermanas sacramentinas.
Mons. Orione tuvo una visión: Delante del sagrario, vio a las sacramentinas en adoración con el hábito blanco y el escapulario rojo con la eucaristía y los rayos del sol.
   De repente vino una inspiración de gracia y  fundó la rama de las hermanas adoradoras ciegas (sacramentinas). Mons. Orione decía que las sacramentinas deberían ser como el sol que irradia luz sobre el mundo. 
   
           




     “Mientras unos religiosos trabajaban en los colegios y otros en los barrios, es necesario que haya un grupo que esté haciendo el papel de Moisés”, dijo San Luis Orione al impulsar su viejo anhelo de incluir en su Obra una rama contemplativa de adoración eucarística.

     Así nacían las Hermanas Sacramentinas no videntes -diferenciándose 
de las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad- el 15 de agosto de 1927, cuando el santo impartía en Tortona (Italia) las consignas de la nueva familia a las primeras cuatro religiosas ciegas.

     Poco a poco fueron llevando esta misión a otros países como España, Brasil, Kenia, Chile y Argentina, donde también un 15 de agosto, pero de 1952, abrían una nueva casa.     El nombre “Hermanas Sacramentinas no videntes” proviene de la adoración del Santísimo Sacramento. Las hermanas llevan en sus hábitos los colores que simbolizan la pureza y la vida (el blanco), y la llama de amor y la sangre de Jesucristo (el rojo), además un distintivo que representa una hostia con rayas doradas y las iniciales JHS (Jesús Hombre Salvador).

     Son parte de las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad (PHMC) pero con un apostolado diferente: el ofrecimiento diario de la privación de su vista al Señor por el bien de aquellos hermanos que no conocen a Dios.

lunes, 16 de septiembre de 2013

LA ADMIRACIÓN DE JESÚS








      Jesús se admiró de él, y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe.


      Del evangelio del centurión me llama la atención, no tanto la fe  que el mismo demostró, como la admiración que provocó en Jesús. Pienso ¡Qué grandísima tenía que ser la fe de ese hombre, para que el mismo Dios se asombrara de ella!  Por otro lado : ¿ tiene Dios capacidad de asombro?  Al parecer , sí la tiene.   Siendo Dios, da la impresión de que tendría que estar de vuelta de todo pero agradezco que no sea así.   No es el centurión la única persona  cuya fe provoca la admiración de  Jesús: también lo hizo  la mujer cananea.  Ninguno de los dos era "de los suyos". A estos, sin embargo, los que lo conocen y comen  y beben con Él, les reprocha justo lo contrario ¡Hombres de poca fe! ¿ Por qué dudáis?.  ¡Si tuvierais fe como un grano de mostaza! . 

     ¿ Y hoy? ¿ Sigue pasando lo mismo? ¿Tampoco los suyos seremos capaces de impresionar  a Jesús por nuestra fe?. 

     
     

LECTURAS DEL DÍA: MUY ACTUALES



     De la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo 

     "Ante todo recomiendo que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los constituidos en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y apacible con toda piedad y dignidad. Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad. Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, hombre también, que se entregó a sí mismo como rescate por todos. Este es el testimonio dado en el tiempo oportuno, y de este testimonio –digo la verdad, no miento– yo he sido constituido heraldo y apóstol, maestro de los gentiles en la fe y en la verdad. Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar elevando hacia el cielo unas manos piadosas, sin ira ni discusiones"







Salva, Señor, a tu pueblo


Escucha, Señor, mi súplica 
cuando te pido ayuda 
y levanto las manos hacia tu santuario.



El Señor es mi fuerza y mi escudo, 
en él confía mi corazón; 
él me socorrió y mi corazón se alegra 
y le canta agradecido. 



El Señor es la fuerza de su pueblo, 
el apoyo y la salvación de su Mesías. 
Salva, Señor, a tu pueblo 
y bendícelo porque es tuyo; 
apaciéntalo y condúcelo para siempre.