jueves, 29 de marzo de 2012

LA VIRGEN DE LOS DOLORES: LOS DOLORES DE LA VIRGEN





"Y a ti,  una espada de dolor te atravesará el corazón..."
(Lucas 2, 35)



Primer Dolor - La profecía de Simeón (cf. Lucas 2,22-35)
Qué grande fue el impacto en el Corazón de María, cuando oyó las tristes palabras con las que Simeón le profetizó la amarga Pasión y muerte de su dulce Jesús. Querida Madre, obtén para mí un auténtico arrepentimiento por mis pecados.



Segundo Dolor - La huida a Egipto (Mateo 2,13-15)
Considera el agudo dolor que María sintió cuando ella y José tuvieron que huir repentinamente de noche, a fin de salvar a su querido Hijo de la matanza decretada por Herodes. Cuánta angustia la de María, cuántas fueron sus privaciones durante tan largo viaje. Cuántos sufrimientos experimentó Ella en la tierra del exilio. Madre Dolorosa, alcánzame la gracia de perseverar en la confianza y el abandono a Dios, aún en los momentos más difíciles de mi vida.






Tercer Dolor - El Niño perdido en el Templo (Lucas 2,41 -50)
Qué angustioso fue el dolor de María cuando se percató de que había perdido a su querido Hijo. Llena de preocupación y fatiga, regresó con José a Jerusalén. Durante tres largos días buscaron a Jesús, hasta que lo encontraron en el templo. Madre querida, cuando el pecado me lleve a perder a Jesús, ayúdame a encontrarlo de nuevo a través del Sacramento de la Reconciliación.




Cuarto Dolor - María se encuentra con Jesús camino al Calvario 

Acércate, querido cristiano, ven y ve si puedes soportar tan triste escena. Esta Madre, tan dulce y amorosa, se encuentra con su Hijo en medio de quienes lo arrastran a tan cruel muerte. Consideren el tremendo dolor que sintieron cuando sus ojos se encontraron - el dolor de la Madre bendita que intentaba dar apoyo a su Hijo. María, yo también quiero acompañar a Jesús en Su Pasión, ayúdame a reconocerlo en mis hermanos y hermanas que sufren.



Quinto Dolor - Jesús muere en la Cruz (Juan 19,17-39)
Contempla los dos sacrificios en el Calvario - uno, el cuerpo de Jesús; el otro, el corazón de María. Triste es el espectáculo de la Madre del Redentor viendo a su querido Hijo cruelmente clavado en la cruz. Ella permaneció al pie de la cruz y oyó a su Hijo prometerle el cielo a un ladrón y perdonar a Sus enemigos. Sus últimas palabras dirigidas a Ella fueron: "Madre, he ahí a tu hijo." Y a nosotros nos dijo en Juan: "Hijo, he ahí a tu Madre." María, yo te acepto como mi Madre y quiero recordar siempre que Tú nunca le fallas a tus hijos.


Sexto Dolor - María recibe el Cuerpo de Jesús al ser bajado de la Cruz (Marcos 15, 42-46)
Considera el amargo dolor que sintió el Corazón de María cuando el cuerpo de su querido Jesús fue bajado de la cruz y colocado en su regazo. Oh, Madre Dolorosa, nuestros corazones se estremecen al ver tanta aflicción. Haz que permanezcamos fieles a Jesús hasta el último instante de nuestras vidas.


Séptimo Dolor -Jesús es colocado en el Sepulcro (Juan 19, 38-42)
¡Oh Madre, tan afligida! Ya que en la persona del apóstol San Juan nos acogiste como a tus hijos al pie de la cruz y ello a costa de dolores tan acerbos, intercede por nosotros y alcánzanos las gracias que te pedimos en esta oración. Alcánzanos, sobre todo, oh Madre tierna y compasiva, la gracia de vivir y perseverar siempre en el servicio de tu Hijo amadísimo, a fin de que merezcamos alabarlo eternamente en el cielo.






STABAT MATER
Rossini




miércoles, 28 de marzo de 2012

MANIFIESTO DE 25 DE MARZO: TODOS FUIMOS EMBRIONES








Manifiesto 25 de marzo
Por una investigación biomédica eficiente, respetuosa con el ser 
humano y adecuada a la legislación europea

Madrid, a 24 de marzo de 2012
Los abajo firmantes, profesores de Universidad, investigadores, académicos e intelectuales 
de diferentes profesiones relacionadas con la investigación, las ciencias de la salud y el 
Derecho, solicitamos al Gobierno de España la revisión de las leyes 14/2006 de 
Reproducción Humana Asistida y 14/2007 de Investigación Biomédica, por contener ambas 
en su articulado elementos opuestos al ordenamiento jurídico europeo y resultar 
contradictorios con el espíritu de respeto a la dignidad humana que emana de dicho 
ordenamiento y es la base sobre la que se asienta la defensa de los Derechos Humanos. En 
concreto, los puntos en conflicto son los siguientes:

1. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea con sede en Luxemburgo dictó una 
sentencia el 18 de octubre de 2011 (en el caso Brüstle v. Greenpeace, asunto C-34/10) 
para resolver una cuestión planteada por el  Tribunal Supremo alemán sobre la 
posibilidad o no de patentabilidad de un procedimiento de células progenitoras 
neuronales obtenidas a partir de células troncales embrionarias. La citada sentencia 
excluye, sin lugar a dudas, la posibilidad de registrar en toda Europa patente alguna que 
sea fruto de investigaciones que hayan implicado la manipulación y destrucción de 
embriones humanos, así como la utilización de éstos con fines comerciales e 
industriales. Dicha prohibición la fundamenta el alto tribunal en el respeto debido a la 
dignidad humana, presente ya desde los primeros estadios de desarrollo del individuo. 
La legislación europea sobre patentes, como recuerda igualmente la sentencia, prohíbe 
que el cuerpo humano, en las diferentes etapas de su constitución y desarrollo, pueda ser 
patentado. A todos los efectos, el Tribunal europeo define «embrión humano» como 
“todo óvulo humano a partir del estadio de la fecundación, todo óvulo humano no 
fecundado en el que se haya implantado el núcleo de una célula humana madura y todo 
óvulo humano no fecundado estimulado para dividirse y desarrollarse mediante 
partenogénesis”. No hay lugar a dudas, pues, de hasta dónde llega la protección jurídica 
del embrión humano, y la imposibilidad de patentar descubrimientos que requieran su 
manipulación y destrucción, fundamentada en el respeto inherente a su dignidad como 
individuo perteneciente a la especie humana. Esta prohibición se extiende no sólo a los 
fines de comercialización sino también de investigación, tal como señala la citada 
sentencia. Dado que dicho principio condena la patentabilidad de los posibles 
descubrimientos que se pudieran llevar a cabo a partir de la experimentación con embriones, carece de sentido que nuestras leyes sigan permitiendo su uso para 
investigación ni que se continúen malgastando recursos económicos para ello.

2. El Convenio Europeo sobre los Derechos Humanos y la Biomedicina (Convenio de 
Oviedo), al que nuestro país se adhirió el 1 de septiembre de 1999 (siendo por tanto, 
vinculante para España) y que entró en vigor en enero de 2000, establece en su artículo 1 
que los países firmantes del mismo “… protegerán al ser humano en su dignidad y su 
identidad y garantizarán a toda persona, sin discriminación alguna, el respeto a su 
integridad y a sus demás derechos y libertades fundamentales con respecto a las 
aplicaciones de la biología y la medicina.” Las leyes españolas 14/2006 y 14/2007 no 
garantizan dicha protección, al permitir actuaciones sobre el embrión de menos de 14 
días, tales como la selección genética de embriones, previa a su implantación, con fines 
eugenésicos, la destrucción pasado cierto tiempo de los embriones sobrantes de ciclos de 
FIV o la posibilidad de su utilización para fines de investigación, o incluso la clonación 
con fines terapéuticos mediante la técnica de transferencia nuclear. Cabe recordar que 
esta última posibilidad quedó expresamente prohibida en la cláusula añadida al 
mencionado Convenio de Oviedo, firmada por España en 2001. Dichas actuaciones se 
realizan amparadas en la arbitraria utilización del término acientífico “pre-embrión", con 
el que se oculta la existencia del embrión a fin de permitir que se vulnere su dignidad 
mediante estas y otras prácticas. De hecho, la propia Ley 14/2007, en su artículo 3, 
define el término pre-embrión como un embrión (desde que es fecundado hasta 14 días 
más tarde), ya que no es asimilable a ningún otro concepto.
Por todo ello, los firmantes de este Manifiesto recordamos al Gobierno de España que los 
proyectos de investigación que conlleven la utilización o destrucción de embriones humanos 
no pueden ser patentados en Europa. Por tanto, no deben ser permitidos legalmente en 
nuestro país y mucho menos ser financiados con fondos públicos o privados. En 
consecuencia solicitamos:



1. Que nuestra legislación, y en particular, las citadas leyes 14/2006 de Reproducción 
Humana Asistida y 14/2007 de Investigación Biomédica, sean reformadas para que 
incluyan estos principios y se adecuen con la legislación europea.



2. Que se dediquen los suficientes recursos económicos a proyectos que utilicen células 
troncales adultas y células IP’s, que están cosechando éxitos notables y numerosos, 
mientras que la investigación con células troncales embrionarias, tras más de 10 años de 
trabajos, no ha obtenido resultado terapéutico alguno.

                       Suscrito por mas de docientos científicos




martes, 27 de marzo de 2012

MOZART, UN GRAN AMOR DE DIOS





     Me encontraba mal esta tarde, con dolor de cuerpo y de alma. Cuando me puse a trabajar con el ordenador observé que en el lector de CDs estaba insertado, no sé desde cuando, el Réquiem de Mozart. Lo conecté y comencé mi trabajo mientras iba escuchando la obra.Llegado un momento, la música fue entrando en mi , al tiempo que el malestar salía. Empezó a declinar el sol y a través de la ventana, el cielo que veo todos los días y en el que apenas reparo ,  me pareció hecho especialmente para mi: para la música y para mi. Y a  través de ese cielo y de esa música, me pareció atisbar la sonrisa de Dios.

     Hace un  tiempo leí un artículo en la revista Criterio , cuyo título he copiado para éste: Mozart,  un gran amor de Dios. El mismo, comenzaba con estas palabras, que hoy me han parecido especialmente atinadas : "  Wolfgang Amadeus Mozart fue uno de los grandes amores de Dios. A ese gran amor no respondió como un héroe o como un santo, sino llevando hasta el final y sin reservas su llamado: la creación musical."

     
      SS. Benedicto XVI tras ser obsequiado con concierto en Castel Gandolfo, en el que se interpretó el Réquiem,  dedicó a los músicos los siguientes comentarios sobre el compositor, sumo músico, como así lo llama::


    " Sabemos bien que Mozart, cuando era muy joven, en sus viajes por Italia con su padre, se detuvo en varias regiones, entre las cuales se encontraban también el Piamonte y el Véneto, pero sobre todo sabemos que pudo aprender de la viva actividad musical italiana, caracterizada por compositores como Hasse, Sammartini, Padre Martini, Piccinni, Jommelli, Paisiello, Cimarosa, por citar a algunos de ellos.
     Permitidme, sin embargo, que exprese una vez más el afecto particular que me une, podría decir desde siempre, a este sumo músico. Cada vez que escucho su música no puedo dejar de volver con la memoria a mi iglesia parroquial, donde cuando era un muchacho, en los días de fiesta, resonaba una de sus "misas": en el corazón sentía que me alcanzaba un rayo de la belleza del Cielo , y esta sensación sigo experimentándola también hoy cada vez, escuchando esta gran meditación, dramática y serena, sobre la muerte. En Mozart, todo está en perfecta armonía, cada nota, cada frase musical; es así y no podría ser de otra manera; incluso los opuestos quedan reconciliados es la mozart'sche Heiterkeit, la "serenidad mozartiana" todo lo envuelve, en cada momento. Es un don de la Gracia de Dios, pero es también el fruto de la fe viva de Mozart que, especialmente en la música sacra, logra reflejar la respuesta luminosa del Amor divino, que da esperanza, incluso cuando la vida humana es lacerada por el sufrimiento y la muerte.
     En su última carta escrita al padre moribundo, fechada el 4 de abril de 1787, escribe hablando precisamente de la etapa final de la vida sobre la tierra: "...¡desde hace algún año he alcanzado tanta familiaridad con esta amiga sincera y sumamente querida del hombre, [la muerte], que su imagen ya no sólo no tiene nada de aterrador, sino que me parece incluso muy tranquilizante y consoladora! Y doy gracias a mi Dios por haberme concedido la suerte de tener la oportunidad de reconocer en ella la clave de nuestra felicidad. No me acuesto nunca sin pensar que al día siguiente quizá ya no estaré. Y sin embargo nadie que me conozca podrá decir que en compañía yo sea triste o de mal humor. Y por esta suerte doy las gracias cada día a mi Creador y lo deseo de todo corazón a cada uno de mis semejantes".
     Este escrito manifiesta una fe profunda y sencilla, que aparece también en la gran oración del Réquiem, y nos lleva, al mismo tiempo, a amar intensamente las vicisitudes de la vida terrena como dones de Dios y a elevarnos por encima de ellas, contemplando serenamente la muerte como una "llave" para atravesar la puerta hacia la felicidad.
     El Réquiem de Mozart es una elevada expresión de fe, que reconoce el carácter trágico de la existencia humana y que no oculta sus aspectos dramáticos, y por este motivo es una expresión de fe propiamente cristiana, consciente de que toda la vida del hombre está iluminada por el amor de Dios. "
(Benedicto XVI, 8 de septiembre de 2010)

domingo, 25 de marzo de 2012

SI EL GRANO MUERE, DA MUCHO FRUTO







     Uno de los textos preferidos de la Beata Teresa  de Calcuta era el que forma parte del evangelio de hoy;  si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo. Mas si muere lleva mucho fruto” (Jn 12 24).

     Madre Teresa,  solía repetir :

 La misionera debe morir cada día, si quiere llevar almas a Dios”. “Tenemos que pagar el precio de las almas y recorrer el camino que Él recorrió”, 

     En medio de un mundo que parece que abandona la fe, las Misioneras de la Caridad, tienen abundantes, alegres y sólidas vocaciones; paradójicamente para lo que más instintivamente repugna al hombre, para lo más abnegado, escondido y, ante el paroxismo de un mundo tan pragmático, aparentemente inútil. . Y es que el mundo siempre florece en espigas cuando hay almas y corazones que se siembran con celo y generosidad entera
      Madre Teresa creyó con fe absoluta en la palabra de Jesús: “El grano de trigo, si muere, lleva mucho fruto”. 

 Novicias Misioneras de la  Caridad



     "En el momento de la muerte, no se nos juzgará por la cantidad de trabajo que hayamos hecho, sino por el peso de amor que hayamos puesto en nuestro trabajo. Este amor debe resultar del sacrificio de sí mismos y ha de sentirse hasta que haga daño."  (Beata Teresa de Calcuta).

     Pidamos a Dios que no nos falten almas generosas, como la de Madre Teresa y las de tantos otros, que han aceptado morir para sí mismos  y así convertirse en  fruto abundante para los demás.

sábado, 24 de marzo de 2012

JAMÁS HA HABLADO NADIE ASÍ







JAMÁS HA HABLADO NADIE ASÍ





     El evangelio de hoy me suscita la inquietud del porqué - la mayoría de las veces - cuando los católicos tratamos de transmitir nuestra fe , nuestras palabras suenan vacías y apenas somos capaces de convencer a nadie. No hay más que ver las caras de aburrimiento de los feligreses en las homilías dominicales, sus continuas miradas al reloj y sus gestos de impaciencia para comprobar que aquello que trata de explicar el sacerdote no les importa lo más mínimo. Palabras vacías que flotan en el templo y a las que apenas nadie atiende. 





     También es verdad que algunos sacerdotes recurren una y otra vez a lugares comunes , que por ya reiterados una y mil veces, terminan causando hastío. En otras ocasiones, es tan patente el desinterés del que predica , que se quitan las ganas de escucharlo. Pero aún no siendo así,  en pocas ocasiones el predicador suele ganarse el interés del auditorio, reforzando la máxima de que un buen sermón debe tener un buen principio, un buen final y que uno y otro estén lo más cerca posible. Ciertamente los más cortos son los más aplaudidos y  no siempre tienen buen principio ni buen final.





     Lo mismo suele suceder cuando de laicos se trata. Por experiencia propia,  diría que en todas las ocasiones en que surge la posibilidad de pregonar el mensaje del evangelio , se me echa a la cara un “no me des la vara” o “para sermones, los del cura”.

     Si hubiera sido así desde los primeros tiempos , si las enseñanzas de los apóstoles hubieran sido recibidas como recibimos los demás la palabra de Dios, el cristianismo se habría extinguido con la muerte de Jesús. Y no fue así.  Entonces, ¿  qué es lo que nos falta a nosotros y que los primeros cristianos sí tenían?

    Se podría decir que la Iglesia sigue creciendo en número en el mundo, pero  ¿ cuantos católicos comprometidos existen realmente? Estoy segura que no son tantos como los bautizados, que son los que hacen las estadísticas . Me fijo en los que acuden regularmente a la iglesia  - considerablemente menos que el general  de los bautizados, -  ésos que llamamos  “católicos practicantes” ( nunca he llegado a comprender qué son en realidad los  autodenominados “católicos no practicantes”)  y no encuentro en sus rostros la alegría ´con que tendrían que participar en la celebración Eucarística. Sólo aprecio  caras de pena,  suspiros de pena…..y  ello me hace pensar si la nuestra es una religión que provoca pena, lo cual no tendría que ser así.







     Algo muy gordo  nos tiene que estar pasando para que parezca que, en vez de recibir el anuncio de la Buena Nueva, estamos recibiendo el más sentido pésame  por el fallecimiento de un familiar querido. 

     Pienso que a los católicos nos falta fe, mucha fe, ríos de fe…..Esa fe que tuvieron los apóstoles, los mártires;  esa fe que se traduce en ejemplo de vida y que no se queda en meras palabras. Esa fe que transforma totalmente a las personas, que nos hace nuevos por dentro y por fuera y  que nos permite , como decía la oración del Beato Newman, irradiar a Cristo. Sólo así , irradiando a Cristo,  seremos capaces de hablar como lo hacía Jesús , como nunca lo había hecho antes nadie. Sólo así  podremos convencer a los guardias del templo,  a los espíritus tibios, a los que se quedan en el mero ritual , como los fariseos, de ser  “católicos practicantes” ¡ Y cuánto más a aquellos que no lo son !

     Aunque ya la he transcrito en este blog en otras ocasiones, vuelvo a copiar la oración del Beato Cardenal Newman; creo que tenemos que hacerla nuestra porque sólo así  conseguiremos una verdadera evangelización .




     "Querido Jesús:
    Ayúdame a esparcir Tu frangancia por donde quiera que vaya. Inunda mi alma con Tu Espíritu y Vida. Penetra y posee todo mi ser tan completamente, que mi vida sea sólo una irradiación de la Tuya. Brilla a través de mi y permanece tanto en mi, que cada alma con la que tenga contacto pueda sentir Tu presencia en mi alma ¡Permite que ellos al mirarme no me vean a mi, sino solamente a Jesús! Quédate conmigo y entonces podré empezar a brillar como Tú brillas, a brillar tanto que pueda ser una luz para los demás; la luz  ¡ Oh Jesús!    vendrá toda de Ti, nada de ella será mía; será Tú quien brille sobre los demás a través de mi. Permíteme predicarte sin predicar, no con palabras, sino con mi ejemplo, con la fuerza que atrapa , con la influencia compasiva de lo que hago, con la evidente plenitud del amor que mi corazón siente por Ti. Amén"



jueves, 22 de marzo de 2012

SILENCIO Y PAZ







Silencio y paz

     Fue llevada al país de la vida. ¿Para qué hacer preguntas? Su morada, desde ahora, es el Descanso, y su vestido, la Luz. Para siempre.



Silencio y paz


     ¿Qué sabemos nosotros?
     Dios mío, Señor de la Historia y dueño del ayer y del mañana, en tus manos están las llaves de la vida y la muerte. Sin preguntarnos, la llevaste contigo a la Morada Santa, y nosotros cerramos nuestros ojos, bajamos la frente y simplemente te decimos: esta bien. Sea.
Silencio y paz

     La música fue sumergida en las aguas profundas, y todas las nostalgias gravitan sobre las llanuras infinitas.
     Se acabó el combate. Ya no habrá para ella lágrimas, ni llanto, ni sobresaltos. El sol brillará por siempre sobre su frente, y una paz intangible asegurará definitivamente sus fronteras.
     Señor de la vida y dueño de nuestros destinos, en tus manos depositamos silenciosamente este ser entrañable que se nos fue.
     Mientras aquí abajo entregamos a la tierra sus despojos transitorios, duerma su alma inmortal para siempre en la paz eterna, en tu seno insondable y amoroso, oh Padre de misericordia.

Silencio y paz.

MADRE TERESA DE CALCUTA , UN RECORRIDO POR LA PASIÓN DE CRISTO XIV

VIA CRUCIS XIV

Compuesto por la Madre Teresa de Calcuta para los jóvenes
con motivo de la clausura del Congreso Eucarístico Internacional de 1976
 



Santo Sepulcro




XIV. Jesús es sepultado

Había un huerto cerca del sitio donde fue crucificado Jesús, y en él un sepulcro nuevo, en el cual aún nadie había sido enterrado y pusieron allí a Jesús (Jn 19, 41-42). Mirad a vuestro alrededor y ved, mirad a vuestros hermanos y hermanas no sólo en vuestro país, sino en todas las partes donde hay personas con hambre que os esperan. Desnudos que no tienen patria. ¡Todos os miran! No les volváis las espaldas, pues ellos son el mismo Cristo!



Es Jesús quien te mira a través de los ojos de este niño



Oración

Señor, ayúdanos para que aprendamos a aguantar las penas y las fatigas, las torturas de la vida diaria; que tu muerte y ascensión nos levante, para que lleguemos a una más grande y creativa abundancia de vida. Tú que has tomado con paciencia y humildad la profundidad de la vida humana, igual que las penas y sufrimientos de tu cruz, ayúdanos para que aceptemos el dolor y las dificultades que nos trae cada nuevo día y que crezcamos como personas y lleguemos a ser más semejantes a ti.

Haznos capaces de permanecer con paciencia y ánimo, y fortalece nuestra confianza en tu ayuda. Déjanos comprender que sólo podemos alcanzar una vida plena si morimos poco a poco a nosotros mismos y a nuestros deseos egoístas. Pues sólo si morimos contigo, podemos resucitar contigo. Amén.



miércoles, 21 de marzo de 2012

¡SI CONOCIERAS EL DON DE DIOS!





 “Si conocieras el don de Dios”(Jn 4, 10).
 La maravilla de la oración se revela precisamente allí, junto al pozo donde vamos a buscar nuestra agua: allí Cristo va al encuentro de todo ser humano, es el primero en buscarnos y el que nos pide de beber. Jesús tiene sed, su petición llega desde las profundidades de Dios que nos desea. La oración, sepámoslo o no, es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre. Dios tiene sed de que el hombre tenga sed de Él (San Agustín,De diversis quaestionibus octoginta tribus 64, 4).

 “Tú le habrías rogado a él, y él te habría dado agua viva” (Jn 4, 10). Nuestra oración de petición es paradójicamente una respuesta. Respuesta a la queja del Dios vivo: “A mí me dejaron, manantial de aguas vivas, para hacerse cisternas, cisternas agrietadas” (Jr 2, 13), respuesta de fe a la promesa gratuita de salvación (cf Jn 7, 37-39; Is 12, 3; 51, 1), respuesta de amor a la sed del Hijo único (cf Jn 19, 28; Za 12, 10; 13, 1). (Catecismo de la Iglesia Católica)




     "En su agonía, en su dolor, en su soledad dijo muy claramente, '¿Por qué me has abandonado?' Estaba tan terriblemente solo y abandonado y sufría tanto en la cruz... En este momento tan difícil proclamó: '¡TENGO SED...!' y la gente pensó que tenía una sed ordinaria y le dieron inmediatamente vinagre; pero no era de eso de lo que tenía sed - era de nuestro amor, de nuestro afecto, de nuestro íntimo apego a Él, y de compartir su Pasión. Y es extraño que haya usado esa palabra. Dijo: '"TENGO SED...!' en vez de: 'Dame tu amor'... La sed de Jesús en la cruz no es imaginación. Fue una palabra, '¡TENGO SED...!' Escuchémosle decírnosla a tí y a mí... Es realmente un don de Dios".

     "Si escuchas en tu corazón, oirás, entenderás... Hasta que no conozcas en lo más profundo que Jesús tiene sed de tí, no podrás comenzar a saber quién quiere Él ser para tí. O quién quiere que tú seas para Él"

     Sigue sus pasos en busca de almas. Llévale a Él y a su luz a los hogares de los pobres, especialmente a las almas más necesitadas. Esparce la caridad de su Corazón dondequiera que vayas y así sacia su sed por las almas".
¡Imagínate! Dios está sediento de que tú y yo demos un paso adelante para saciar su SED.

      PIde la gracia de entender el grito de sed de Jesús.
 (De la novena a la Beata Teresa de Calcuta)




lunes, 19 de marzo de 2012

MADRE TERESA DE CALCUTA , UN RECORRIDO POR LA PASIÓN DE CRISTO XIII


VIA CRUCIS XIII

Compuesto por la Madre Teresa de Calcuta para los jóvenes
con motivo de la clausura del Congreso Eucarístico Internacional de 1976
 





XIII. Jesús es bajado de la cruz

Al caer la tarde vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que era discípulo de Jesús tomó su cuerpo y lo envolvió en una sábana limpia (Mt 27, 57.59). Vosotros jóvenes, llenos de amor y de energía, no desperdiciéis vuestras fuerzas en cosas sin sentido.



Oración

Señor, ayúdanos para que aprendamos a aguantar las penas y las fatigas, las torturas de la vida diaria; que tu muerte y ascensión nos levante, para que lleguemos a una más grande y creativa abundancia de vida. Tú que has tomado con paciencia y humildad la profundidad de la vida humana, igual que las penas y sufrimientos de tu cruz, ayúdanos para que aceptemos el dolor y las dificultades que nos trae cada nuevo día y que crezcamos como personas y lleguemos a ser más semejantes a ti.


Haznos capaces de permanecer con paciencia y ánimo, y fortalece nuestra confianza en tu ayuda. Déjanos comprender que sólo podemos alcanzar una vida plena si morimos poco a poco a nosotros mismos y a nuestros deseos egoístas. Pues sólo si morimos contigo, podemos resucitar contigo. Amén.



SAN JOSÉ, PATRÓN DE LA IGLESIA





Imagen de San José, Nazaret



Glorioso San José, protector, modelo y guía
de las familias cristianas: Te ruego protejas 
a la mía.

Haz reinar en ella el espíritu de fe y de
religión, la fidelidad a los mandamientos de
Dios y de la Iglesia, la paz y la unión de los
hijos, el desprendimiento de los bienes
temporales y el amor a los asuntos del cielo.

Dígnate velar sobre todos nuestros intereses.
Ruega al Señor que bendiga nuestra casa.

Otorga la paz a la familia, acierto a los hijos
en la elección de estado.

Concede a todos los miembros de nuestra
familia y de todas las familias de la tierra, la
gracia de vivir y morir en el amor de Jesús y 
de María. Amén.


domingo, 18 de marzo de 2012

FE Y SEMANA SANTA



      Me manda mi amigo Papili unas reflexiones sobre Semana Santa y Fe  que comparto totalmente, por lo que también deseo compartirlas con los demás. 




     El primer domingo de Cuaresma se celebró en mi pueblo, Alcantarilla, el Día del Nazareno organizado por la Junta de Hermandades Pasionarias y el Ayuntamiento, en donde, con acompañamiento de banda de música, se tributó el homenaje al Nazareno con la colocación de una corona de laurel en el monumento de manos del alcalde y el presidente de la Junta de Hermandades Pasionarias. Después, en el Centro Cultural “Infanta Elena” se realizó la presentación del Cartel oficial, y la revista “Semana Santa 2012”.
     Y es que así, para muchos que nos llamamos cristianos, este tiempo de Cuaresma es el tiempo de los Vía-Crucis, del trasiego de imágenes de un sitio a otro, de juntas de cofradías y hermandades, incluso de elecciones de cargos, de nombramientos… ¿Y todo eso tiene algo que ver conmigo, con mi familia, con mi trabajo, con mi dinero, en definitiva todo eso tiene algo que ver con mis convicciones profundas, con mi fe?
   La Semana Santa que estos días anuncian los carteles es una semana de representaciones, es decir, algo que pertenece al género teatral, y se da en medio de una celebración popular. Aunque una representación tenga un tema religioso, como en este caso, nunca es un acto de culto. Incluso puede estar, y lo está con frecuencia, en contradicción con los verdaderos sentimientos religiosos. Una reflexión: se anuncia la Semana Santa de Málaga, de Sevilla, de Murcia, de Alcantarilla… como algo que mueve a mucha gente a viajar competitivamente a tales sitios. Se dice: “…de interés turístico regional, nacional, o internacional…” Ante este hecho, nos hacemos una pregunta inevitable: ¿Quiénes la anuncian? Sobre todo las entidades promotoras del turismo, los ayuntamientos, las entidades bancarias, las firmas comerciales, incluso con más interés que las mismas cofradías, que ya es decir.
     ¿Son éstos grupos tan cristianos que tienen un verdadero interés por lo que la Pasión de Cristo significa? Tenemos que responder que no, claro está. ¿De dónde les viene entonces el interés? Pues del negocio que para todos estos grupos significa.
     ¿Y quién da colorido a las procesiones de muchas ciudades? Unos factores totalmente ajenos al espíritu de Jesús: los grupos militares en el desfile, la riqueza “vergonzosa” de los tronos, la presencia de autoridades civiles y militares, los artistas que se lucirán con una buena saeta… Es decir, el poder, la fuerza, el dinero, la fama, la manifestación, por tanto de todo lo que está en otra onda distinta al Evangelio, encarnación muchas veces de cuanto condenó a Jesús.


Virgen de la Esperanza, Málaga







     Hace un par de años escuché pronunciar por televisión un Pregón de Semana Santa al Cardenal, arzobispo emérito de Sevilla, D. Carlos Amigo. En esa ocasión presidía una Eucaristía para los miembros de las cofradías de Semana Santa. Hizo una homilía de gran peso teológico y pastoral, y a mí se me quedó grabada una frase que recuerdo con insistencia: “Mucha gente dice: “yo soy creyente y no practicante”; eso es una tontería, no se puede creer en serio y no practicar lo que se cree. Pero hay algo peor que ser “creyente y no practicante”: ser “practicante y no creyente”, y eso se da con frecuencia en las cofradías”. Desde entonces lo he recordado muchas veces, quizás porque yo me considero “practicante”, asisto a las eucaristías y participo en muchos otros actos de la “práctica” cristiana. ¿Será posible que yo también haya caído en la trampa de la práctica sin fe? ¿Creo en lo que practico? ¿O, soy como los escribas y fariseos a los que Jesús criticaba?


Antonio Banderas, agnóstico declarado, disponiéndose a sacar  un trono en  Semana  Santa

     Por otra parte, en todos los lugares y, en concreto en Alcantarilla, en las conversaciones sobre la Semana Santa, lo que aparece en primerísimo plano y casi en exclusiva, son las procesiones. También, no hace mucho tiempo, escuché una frase que me dejó pensativo, algo así como: “¡Música y a la calle! Ya tenemos procesiones, ya tenemos Semana Santa.” ¿Ya tenemos procesiones, ya tenemos Semana Santa? ¿Son sinónimos procesiones y Semana Santa? Confieso que me rebelé contra la idea. En aquel momento estaban muy recientes las noticias sobre los atentados musulmanes contra las iglesias cristianas en Egipto, en Nigeria…, lo que me llevó a pensar cómo sería la Semana Santa de los cristianos perseguidos. También recuerdo a los cristianos de Tierra Santa. Ellos no pueden tener procesiones, ¿no tienen, por eso, Semana Santa? ¿Si en Alcantarilla no hay procesiones, no hay Semana Santa?


El Cautivo, Málaga





     Así que pienso que tendríamos que reflexionar mucho sobre las procesiones y la fe, mejor dicho, tendría que llamar mucho la atención a mí mismo sobre las procesiones y la falta de fe.
El 11 de Octubre del año pasado, el Papa Benedicto XVI anunció la celebración en toda la Iglesia de un “Año de la Fe”, que debería comenzar el día 11 de Octubre de este año, al cumplirse el quincuagésimo aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, y que debería terminar el 24 de Noviembre de 2013. Quizás entonces, para la Cuaresma de 2013, sea el momento de reflexionar seriamente sobre la Fe de las Cofradías y Hermandades.

(Papili)

MADRE TERESA DE CALCUTA , UN RECORRIDO POR LA PASIÓN DE CRISTO XII



Compuesto por la Madre Teresa de Calcuta para los jóvenes
con motivo de la clausura del Congreso Eucarístico Internacional de 1976
Un recorrido por la Pasión de Cristo, de ayer y de hoy



Cristo de la Buena Muerte (Málaga)

VIA CRUCIS MADRE TERESA XII

XII. Jesús muere en la cruz.
Después de probar el vinagre, Jesús dijo: Todo está cumplido, e inclinando la cabeza entregó el espíritu (Jn 19,30). Empecemos las estaciones de nuestro vía crucis personal con ánimo y con gran alegría, pues tenemos a Jesús en la sagrada Comunión, que es el Pan de la Vida que nos da vida y fuerza. Su sufrimiento es nuestra energía, nuestra alegría, nuestra pureza. Sin Él no podemos hacer nada. 













Oración


     Señor, ayúdanos para que aprendamos a aguantar las penas y las fatigas, las torturas de la vida diaria; que tu muerte y ascensión nos levante, para que lleguemos a una más grande y creativa abundancia de vida. Tú que has tomado con paciencia y humildad la profundidad de la vida humana, igual que las penas y sufrimientos de tu cruz, ayúdanos para que aceptemos el dolor y las dificultades que nos trae cada nuevo día y que crezcamos como personas y lleguemos a ser más semejantes a ti.
     Haznos capaces de permanecer con paciencia y ánimo, y fortalece nuestra confianza en tu ayuda. Déjanos comprender que sólo podemos alcanzar una vida plena si morimos poco a poco a nosotros mismos y a nuestros deseos egoístas. Pues sólo si morimos contigo, podemos resucitar contigo. Amén.