martes, 6 de marzo de 2012

¡NO MERECE SER MADRE!



Ordena matar antes de nacer a uno de sus hijos gemelos enfermo y el «médico» mata al sano





El Defensor del Paciente ha presentado una reclamación contra la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía por un error cometido en una clínica abortiva concertada y por el que, según la denuncia, murió el feto sano de un embarazo de gemelos. Según un comunicado que el Defensor del Paciente ha hecho público, el error médico en el aborto sucedió el 22 de diciembre del 2011 cuando una mujer gaditana y embarazada de gemelos de 20 semanas acudió a una clínica abortiva de Sevilla concertada con el SAS para realizar esos crímenes legales.
 La mujer -en la foto- acudió allí después de que el ginecólogo que atendía su embarazo, que logró por fecundación in vitro al octavo intento, le informara de que uno de sus gemelos padecía una “cardiopatía fetal grave” denominada “truncus arterioso”.
Esta patología es una malformación consistente en la existencia de una comunicación ventrículo-arterial única, que da origen a las arterias sistémicas, pulmonares y coronarias. El tronco arterial común se encuentra cabalgado entre ambos ventrículos y se asocia siempre a una comunicación intraventricular.
Este hecho, ha explicado Gema, la mujer entonces embarazada, provocaba que este feto fuese inviable. “Por lo que mi marido y yo decidimos abortar al bebé enfermo por la mala calidad de vida que iba a tener y para que así el otro bebé sano cogiera más peso y creciera mejor”, ha precisado.
El Comité de Interrupción Voluntaria del Embarazo del Hospital Puerta del Mar de Cádiz, donde era atendida la mujer, autorizó el aborto de este feto en una clínica concertada con el SAS de Sevilla, a la que la mujer se dirigió con su marido.

"¿El de la derecha o el de la izquierda?"

En diciembre de 2011, la gestante fue atendida por un ginecólogo, al que le aportaron toda la documentación que traían del Puerta del Mar sobre el feto que traía afecto detruncus. "Comentándole que el ginecólogo le había comunicado que era el segundo gemelo el que estaba enfermo, a lo que el médico le preguntó si era el de la izquierda o el de la derecha", y a lo que la joven gaditana le contestó que "él era el médico" y que lo desconocía pero que "estaría en la historia clínica que le entregaba".
 "Entonces el doctor me hizo allí mismo una ecografía, y tras la misma, me dijo que ahora todo lo veía muy claro y que ya sabía cuál era el mellizo que estaba enfermo. Mi marido y yo le preguntamos hasta en cinco ocasiones que si lo tenía claro y el nos dijo que sí", ha relatado Gema. Acto seguido, realizó una fetolisis selectiva --pinchar con una aguja fina, larga, hueca, a través de la barriga-- al supuesto gemelo enfermopara matarle.
A su vuelta al Hospital Puerta del Mar de Cádiz, y tras una ecografía, "se percataron que habían pinchado al feto sano y que el feto con el problema del corazón seguía vivo en el interior. No me lo creía". La situación de la futura madre se tornó dramática. "Lloré muchísimo, me quería morir, después de tantos años intentándolo y de seis meses que estaba ya, no me podía creer que un médico cometiese este fallo tan gordo", ha relatado angustiada Gema.

Pide una indemnización

A la vista de todos estos hechos, han presentado una reclamación patrimonial por valor de 214.000 euros ante por una "grave negligencia médica" por parte de la primera clínica abortiva de Sevilla que, a su parecer, practicó "erróneamente" el aborto selectivo al feto que no portaba la dolencia, y que tenía 20 semanas y un día de gestación en el momento de la intervención que ahora denuncian.
Con respecto a la cifra económica, Gema ha aclarado que nadie le puede pagar "el dolor tan grande" por el que ha pasado. A su vez, ha precisado que con el dinero de la indemnización, en el caso de que el proceso le sea favorable, "todo será para pagar los costosos tratamientos a los que me quiero someter para volver a intentar ser madre".
Además, los servicios jurídicos de Gema aluden a lo gravoso de este caso, por cuanto "era un bebé muy deseado después de ocho abortos frustrados", a lo que agregan "la dificultad de quedarse embarazada en el futuro, no sólo porque en 2008 perdió una de las trompas de Falopio, sino porque en la actualidad cuenta con 36 años de edad y su edad fértil va decreciendo día a día".
(Fuente: Infocatolica)



Yo lo siento mucho, pero no por la ¿¿¿¿madre???? que decidió matar a su hijo, tan deseado según dice, sino por esos pobres niños no nacidos  por su capricho contra natura y por su manifiesta incapacidad para afrontar la maternidad.  Y sinceramente, no quiero que con mis impuesto se indemnice a esta mujer que se ha erigido en el dios de la vida y de la muerte de esas criaturas indefensas. No quiero que mi dinero sirva ni para satisfacer a esa mujer ni para permitirle atentar en el futuro contra una  maternidad que , a mi juicio, no merece.

3 comentarios:

  1. Siento una pena inmensa por ella. No ha descubierto su vocación como madre y mucho menos conoce del Amor de Dios. Si lo conociera jamás hubiera actuado tan egoístamente. Cuando descubra el error que ha cometido…, cuando descubra el pecado en que ha caído… cuando descubra el valor verdadero de la vida humana… necesitara mucha ayuda y compasión.
    Por otro lado es preocupante el niño enfermo que Dios ha permitido saliera ileso de esta crueldad que es el aborto. La ausencia de amor, comprensión puede llenar sus días. A menos que nuestra oración por e`l y por su madre… oración intensa y desinteresada, bañada en la compasión y la misericordia… puede hacer que surja un milagro de conversión sobre toda la familia… donde el infante crezca en un ambiente calado de amor y alegría.
    Podemos hacer tanto desde la oración. No nos quedemos pensando en los hechos… demos paso a la oración por esta familia. Si Dios permitió que esta señora fuera madre… pues ¡bendito sea Dios!! Dios no se equivoca… Dios sabe lo que hace y por qué permite las cosas… dejemos trabajar a Dios a su gusto… nosotros a orar intensamente por estas pobres madres que no conocen a Dios…Ellas no pueden dar lo que no conocen…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana: creo que al final ambos hijos fueron asesinados. Hay que rezar mucho por esas personas que suplantan el papel de Dios.

      Eliminar
  2. Cuanta ignorancia... Es una pena lo que ha pasado. Pero vuestros comentarios dejan mucho que desear. Se nota que no habéis enterrado a ninguno de vuestros hijos, después de haber sufrido día tras día viviendo una vida que no merece nadie. Es duro que te digan que tú bebe se va a morir, pero es más duro ver a tu hija sufrir y agonizando todos los días. Jamás me arrepentiré de haber tenido a mi princesa, no la cambiaría por nada, xo x desgracia soy portadora de una enfermedad genética k desconocía hasta k nació mi hija. Quiero tener más hijos x supuesto, pero me niego a enterrarlos. Solo pido k si no os ha tocado vivirlo que os cerréis la boca. Que yo tb era en contra de los abortos. Saludos

    ResponderEliminar